jueves, 25 de septiembre de 2014

El regreso

    Madre mía, cómo pasa el tiempo... Dos meses sin escribir, eso sí: las visitas siguen subiendo... ¡Gracias a tod@s l@s seguidor@s, por estar al otro lado, por los comentarios y por seguirnos en facebook..!

    Éste verano no hemos hecho tantas actividades cómo los anteriores, ya que hemos viajado bastante. Todo cercanías. Sur de Francia, Barcelona, Teruel, Alto Tajo...




    Y en casa casi todo el tiempo hemos jugado a lo que los niños proponían con el objetivo de que sus intereses les lleven a divertirse, a concentrarse en lo que más les apetece durante casi todo el tiempo que quieran, parando tan sólo para comer, o dormir. También se han involucrado mucho más aún en las tareas y en la vida de la casa, poniendo la mesa sin prisa, haciendo zumo de naranja, con todo el tiempo del mundo, tendiendo la ropa de la lavadora, fregando cristales o incluso alguna camiseta que se hubieran manchado de témpera. Mucha vida práctica...





    Sergio ha hecho muchísimo deporte, está en explosión y quiere probar de todo. Ha aprendido a patinar en... ¡tan sólo tres días! Es increíble la facilidad que tienen. Mucho correr, nadar, saltar, trepar, patinar, leer, pintar mandalas...

    Y Nora sigue a tope con su juego simbólico, jugando a ser todo lo que se le ocurre, bombera, cocinera, doctora, bailarina, etc.... Y sobretodo mamá.

    Y la frase más usada del verano... ¿Jugamos a mámás y a bebés...? ¡Cómo crecen! Han jugado muchísimo sólos éste verano, su momento ha llegado y sólo nos reclamaban para dirigirse hacia nosotros diciendo que éramos los abuelos.

    El verano es maravilloso para los niños. Tiempo libre, naturaleza, moverse, saltar, trepar,




    patinar, montar en bici, dibujar, ver las estrellas y la luna,

"Adivina cuánto te quiero"

  estar mucho con la familia, abuelos, tíos, amigos...

   
    Y leer, leer, leer....





     Y ahora también mucho inglés. Quieren que les hable en inglés, les cante en inglés...


    Y algo que os recomiendo.... Fiesta familiar. Estamos los cuatro, ponemos un picoteo y nos vamos a un concierto ( en el salón :-) ) ¡Cómo les gusta! 

The Corrs

    Quieren aprender las canciones en inglés y también a tocar la batería, la flauta, la guitarra... Se abren nuevos horizontes.

    También otro día hicimos algo que tenía en mente desde hacía tiempo: compartir el día con otra familia, para que mientras algunos adultos cuidan a los niños, otros hacen materieales caseros. 

    Pasamos el día con Violeta y Paz para hacer el tablero del 100 Montessori. Mientras Paz estaba toooodo el día jugando con los niños, yo hice el tablero. Podéis descubrir más sobre ésta familia aquí. ¡Que lo disfrutes Violeta!



    Quiero que recuerden los veranos cómo un tiempo de diversión, esparcimiento, ocio...

    Ahora viene el otoño, el invierno...

Doña Eremita sobre Ruedas


     Aún con las limitaciones de horarios, intentaremos que el espíritu del verano ¡no nos deje!...





    De momento os deseo... ¡Feliz otoño y feliz crianza otoñal.....!






    Ya estamos de vuelta.

2 comentarios:

  1. Como lo pasáis!! En mi casa se practica el concierto instrumental, cada uno hace un sonido con ritmo, el otro día se arrancó hasta el peque con las palmas jajaja es genial!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tus comentarios...!